Aquí no hay naíta que vé
porque un barquito que había
tendió la vela y se fue